Del paracaídas hasta el parapente. Historia de una evolución

Del paracaídas hasta el parapente. Historia de una evolución

Resumen: A primera vista un parapente guarda cierta semejanza con los paracaídas deportivos. Para su vuelo aplica las técnicas de los planeadores y en especial de las alas delta. Es que el parapente es el fruto de la evolución de los planeadores y paracaídas deportivos. Para los pilotos es importante tener un conocimiento detallado de como fue que se promovieron estas evoluciones. Entonces mana una interrogante: ¿Como fue que la evolución de los paracaídas y planeadores propició el surgimiento de los parapentes? Buscando darle respuesta a esta interrogante, se realizó una revisión bibliográfica para la cual se formularon los siguientes objetivos: 1) Explicar como la evolución de los paracaídas deportivos propició el surgimiento del parapente como nave aérea de nuevo tipo. Y 2) Explicar como la diversificación en la evolución de los planeadores deportivos, propició el surgimiento de los parapentes. Los métodos utilizados en el desarrollo de este trabajo están determinados según los objetivos trazados y son propios de las investigaciones históricas. En tal sentido se empleó el método Histórico-lógico, el analítico sintético y el cronológico. Como instrumentos se utilizaron de forma dominante el análisis de más de 30 fuentes documentales y se realizaron entrevistas a personalidades reconocidas en la investigación histórica de la esfera aeronáutica y los deportes aéreos. Como resultado del trabajo se presentan dos artículos por separado. En uno se resume la evolución del paracaídas hasta el parapente y en el otro se expone la evolución de los planeadores hasta llegar al parapente.
Palabras clave: Evolución. Historia. Paracaídas. Parapente.

Ver texto completo en http://www.efdeportes.com

Historia de la evolución de los planeadores hasta llegar al parapente como planeador ultraligero flexible

Historia de la evolución de los planeadores hasta llegar al parapente como planeador ultraligero flexible

Resumen: Un parapente es un planeador ultraligero flexible. Visualmente guarda cierta semejanza con los paracaídas deportivos. Al despegar, volar y aterrizar aplica la experiencia de los vuelos de los planeadores. Es que el parapente es el resultado de la hibridación y evolución de ambas aeronaves. De ellas ha heredado mucho. Sin embargo el parapente hoy mantiene identidad propia. Entonces mana una interrogante: ¿Como fue que la evolución de los paracaídas y planeadores propició el surgimiento de los parapentes? El presente trabajo constituye el resultado de una revisión bibliográfica que buscaba esclarecer la anterior interrogante. Para cumplimentar esta tarea se formularon los siguientes objetivos: 1) Determinar como influyó la evolución de los planeadores hasta llegar al surgimiento del parapente como nave aérea de nuevo tipo; 2) Determinar como evolucionó el paracaídas hasta llegar al surgimiento del parapente como nave aérea de nuevo tipo. Los métodos utilizados en el desarrollo de este trabajo estuvieron determinados por los objetivos y son propios de la metodología de la investigación histórica. Se utilizó predominantemente el método Histórico-lógico, el analítico sintético y el cronológico. Se estudiaron más de 30 fuentes documentales y entrevistas a personalidades reconocidas en la investigación histórica propia de la esfera aeronáutica y los deportes aéreos. Los resultados del trabajo se exponen en dos artículos por separado. En uno se resume la evolución del paracaídas al parapente y en el otro se expone la evolución de los planeadores hasta llegar al parapente.
Palabras clave: Planeador. Parapente. Ala delta.

Ver texto completo en http://www.efdeportes.com

Parapente en Cuba: inicios del club ‘Escaleras al Cielo’ en la provincia de Villa Clara

Parapente en Cuba: inicios del club ‘Escaleras al Cielo’ en la provincia de Villa Clara

Resumen: Pese a las muchas dificultades económicas por las que atraviesa el país, en Cuba existen pilotos que dedican tiempo, recursos y empeño a la práctica del parapentismo deportivo. Los pilotos cubanos, organizados en Club provinciales y bajo la dirección del Club de Aviación de Cuba, realizan prácticas sistemáticas, organizan competencias, campeonatos nacionales y encuentros amistosos que hacen que se mantenga vivo este deporte en el país. El presente trabajo es el fruto de una investigación histórica el cual trazó como Objetivo: Describir las circunstancias y condiciones que marcaron los Inicios del club de parapente “Escaleras al Cielo” de la provincia de Villa Clara. Se procuró reconstruir de la manera más objetiva y exacta posible los Inicios de este club. Se utilizó como método el de la investigación histórica, para lo cual se recolectó de forma sistemática evidencias que fueron evaluadas, verificadas y sintetizadas para obtener como resultado este artículo. Para la búsqueda de información se analizaron documentos y se realizaron entrevistas a protagonistas del hecho tratado.
Palabras clave: Parapente. Cuba. Historia.

Ver texto completo en http://www.efdeportes.com

 

Algunas particularidades del parapentismo que lo diferencian de otros deportes aéreos

Algunas particularidades del parapentismo que lo diferencian de otros deportes aéreos

Resumen: El parapentismo, el paracaidismo, el Vuelo a Vela y el pilotaje de aviones ultraligeros son algunas de las especialidades consideradas dentro de los denominados deportes aéreos. Todas tienen sus grandes defensores y a cada una de ella se le suman cada día más practicantes sistemáticos. ¿Qué particularidades tiene el parapente como deporte que justifique que algunos amantes de los deportes aéreos opten por esta modalidad? En el presente artículo trata de responder a la anterior interrogante para lo cual se planteó como Objetivo: Describir algunas de las características propias que poseen los parapentes que lo particularizan de las demás naves utilizadas para los deportes aéreos. Método: Se realizó una revisión crítica de una amplia bibliografía original y especializada en la materia abordada que se encuentra a disposición del mercado. Se realizó una comparación del parapentismo con el paracaidismo, vuelo a vela, ala delta y pilotaje de avión. Resultado: Se exponen algunas de las particularidades tanto aerodinámicas, deportivas y de control de vuelo que posee el parapente que lo diferencian de otros deportes aéreos y que hacen la práctica de este deporte más asequible al público común.
Palabras clave: Parapente. Vuelo. Aeronave.

Ver texto completo en http://www.efdeportes.com

Entrevista a Reinaldo Prendes

Entrevista a Reinaldo Prendes

Reinaldo Prendes, es uno de los fundadores del parapentismo en Cuba que aún están en activo. Para conocer más sobre este piloto cubano, hacemos esta entrevista.

Urribarres: Sabemos que tienes una formación básica como piloto de academia donde lograste pilotar Jet de combate. Ahora bien, ¿los deportes aéreos llegaron a ti antes o después de haber pasado la academia de vuelo?

Prendes: Mis comienzos en los deportes aéreos fueron en el año 1983 con el paracaidismo deportivo. Cuando viajé a la Unión Soviética en el año 1985 a pasar la academia de vuelo, ya tenía como 70 saltos.

Urribarres. Y ¿como comienzas en el ala delta?

Prendes: El ala delta llegó a Cuba en el año 1987, pero no fue hasta el año 1988 que tuve la oportunidad de comenzar a practicar este deporte. Lo hice bajo la tutela de 3 instructores certificados por especialistas rusos. En ese tiempo éramos muy pocos pilotos y si mal no recuerdo solo se realizó un campeonato nacional de ese deporte en el año 1987. En La Isla de la Juventud hicimos un campeonato y obtuve 3r lugar general.

En ala delta realicé muchos vuelos interesantes, pero sobre todo recuerdo uno específico donde estuve perdido por más de una hora dentro de unas nubes. Realicé varios esfuerzos por salir de esa nube hasta que hice una barrena profunda que no se si duró varios segundos o minutos.

La barrena me sacó de la nube pero para mi sorpresa, estaba sobre el mar alejado de la costa por más de 3 Km. Por suerte el planeo me dio para llegar a tierra y aterrizar en nuestra zona oficial de aterrizaje. Ese vuelo duró en total más de 3 horas y me dejó casi sin fuerzas, por lo que me caí de rodillas. Allí me auxiliaron 2 colegas que estaban muy preocupados pues habían estado pendientes de mi situación. En el ala delta acumulé más de 100 horas de vuelo.

Urribarres: Un hecho anecdótico que pocos conocen es que en la década de los 80 del pasado siglo a la misma vez que en el mundo habían paracaidistas experimentando con sus equipos desde algunas lomas, lo que luego se convirtió en el parapentismo, tú y tus colegas de aquel entonces también lo estaban haciendo aquí en Cuba con paracaídas. Cuéntanos algo de eso.

Prendes: Así mismo fue. La idea se nos ocurrió a mediados de 1989, cuando  estuvimos varios meses sin poder realizar saltos en paracaídas porque no había avión para ello. Entonces un grupo de paracaidistas decidimos probar volar con los mismos paracaídas cuadrados con que saltábamos. Al principio era un modo de entretenimiento, pero pronto pasó a ser un vicio para nosotros.

Salíamos para las lomas a “volar” con paracaídas cada vez que teníamos una oportunidad. Primero usábamos los ParaFoil, luego usamos paracaídas de baja, a los cuales les quitábamos todo aquello que estorbaba para el vuelo y que constituía peso. Éramos un grupo de 6 o 7 y nos turnábamos los equipos para volar. Si se quería volar más de una vez, había que volver a subir la loma.

Al principio solo hacíamos vuelos de descensos. Luego, combinando lo aprendido del paracaidismo con lo del ala delta, fuimos perfeccionando las técnicas  de despegue y vuelo. Pronto comprendimos que para poder volar con paracaídas necesitábamos más fuerza de viento que con ala delta, y fue sí como uno de nosotros logró permanecer en vuelo por 40 minutos.

No obstante, una vez el viento estaba muy fuerte y arrastró hacia atrás a nuestro amigo Arzuaga, que con un RL 12 se fue a sotavento y se accidentó, quedando en coma por varios días. Aunque se recupero al cabo de mas de un año, lo dejo incapacitado de por vida para la practica de los deportes aéreos.

Urribarres: Y cuando comienzas a volar parapentes de verdad

Bueno, primero se me dio un hecho excepcional. Ocurrió en los últimos días de diciembre del año 1994. Resulta que yo me preparaba para viajar hacia La Habana a pasar el fin de año con mi familia, cuando se me apareció en la casa el instructor de Ala Delta Juan Santana y me dijo que en la Isla había un piloto de parapente español interesado en compartir vuelo con nosotros.

No lo pensé dos veces y aborté mi viaje a la capital para ir al encuentro de aquel piloto. Ni más está decirte que eso molestó mucho a mi familia, pero en ese momento yo no quería perderme la oportunidad de ver un parapente de verdad.

Fuimos varios curiosos a ver ese aparato. Se trataba de un P-40. Salimos a volar el mismo 31 de diciembre. Primero el español despegó sin contratiempos y voló un rato. Luego hizo un Top-Landing y me preguntó si yo quería volar. Por su puesto que acepté la propuesta.

Luego de una breve clase teórica despegué. Ya en vuelo me sentí raro al notar la gran diferencia entre nuestros paracaídas y un parapente de verdad. Mi vuelo duró casi una hora y aterricé muy suave al pie de la loma.

A finales de 1995 viaja a La Habana el piloto de Parapente Bacterio el cual traía consigo lo que seria la primera donación de varios equipos y material de vuelo, era un promedio de 10 Parapentes con sus sillas, cascos, botas, material de reparación, etc. Gracias a esa donación se fundan los clubs de Guantánamo y el de la Isla de la Juventud, convirtiéndose en provincias pioneras de este deporte en Cuba. Dos de estos parapetes van a parar a la Isla de la Juventud, por manos de la paracaidista Dalia Bejerano. Eran un Silver Ghost, creo era de Ailes de K y el otro se llamaba Alien 25, este último no recuerdo quién lo fabricaba.

En la Isla me designan al frente del Club. Comencé rápidamente a preparar al primer grupo de pilotos de parapente de ese municipio especial. Por aquel entonces teníamos muy escasos conocimientos de esta modalidad a excepción de mi única hora de vuelo. Nos ayudó mucho alguna literatura que nos llegó también.

En el 1997 nos llegó un parapente biplaza un Hilite 31 de la Apco,  y lo probamos el 7 de Mayo de ese mismo año con Neider que fué como pasajero en lo que seria el primer vuelo Biplaza realizado por dos cubanos en Cuba.

Hoy te puedo decir que el parapente es una de las modalidades de deportes aéreos que más he practicado a parte del ULM, donde acumulé más horas de vuelo que en todas las demás. He realizado vuelos buenos, interesantes, malos, regulares etc. pero me sigue gustando mucho.

Urribarres: Fuiste uno de nuestros primeros campeones nacionales de parapente. Hoy muestras un elevadísimo nivel técnico y vuelas alas de alto rendimiento. Ahora bien, pese a que participas en Campeonatos Nacionales no se te ve metido en la competencia. Más bien vuelas de aquí para allá y no compites.  Explícales eso a nuestros lectores.

Prendes: Considero que mis resultados deportivos en el parapente han sido aceptables. Fui campeón nacional 3 veces, año 1999, 2000 y 2001. También gané otras competencias en la isla.

Luego pasé a trabajar profesionalmente en los ULM y me alejé del parapente por varios años. Luego de regresar al parapente me asombró mucho ver el gran progreso que se había alcanzado en esta modalidad, así como el desarrollo de nuevos pilotos.

A mí siempre me gustó volar velas de competición, y aunque en años anteriores obtuve buenos resultados competitivos, hoy hago un vuelo más conservador. Me sigue gustando participar en  las diferentes competencias que organiza nuestra FCVL sean competitivos o no. Sociabilizo con los demás pilotos del país y me mantengo actualizado. En esos eventos trato de hacer algunas balizas pero no más. Creo que más bien compito conmigo mismo.

Hoy en día, hay en Cuba muy buenos pilotos jóvenes con un elevado nivel de vuelo y que tiran muy fuerte en las competiciones en busca de buenos lugares. A ellos les toca. Mi etapa como competidor buscando un puesto en el podio ya pasó.

Urribarres: Has trabajado profesionalmente en Cuba y el extranjero como piloto de paramotor, ultraligero y parapente. También presidiste por un tiempo la Federación Cubana de Vuelo Libre. Ahora cuales son tus metas inmediatas y futuras.

Prendes: Actualmente dirijo un Club de parapente que organicé en el 2011, en Ciego de Ávila donde actualmente vivo. Me dedico a la formación de noveles pilotos. Para mi satisfacción, algunos de ellos ya han alcanzado la categoría de competidores y participan activamente en nuestros Campeonatos Nacionales.

En mis planes futuros está el poder lograr trabajar de nuevo profesionalmente en esta rama.

Entrevista a Sandy Salazar

Entrevista a Sandy Salazar

El último Campeonato Nacional de Parapente fue ganado por un piloto que representaba el equipo de la provincia Santiago de Cuba. Sandy Salazar Montero se llama este veterano piloto, que fue a esa competencia con la convicción de defender su título ganado en una edición anterior. Es que Sandy tiene la dicha de ser acreedor de 3 títulos nacionales.

Pero para conocer mejor a este destacado piloto, le solicitamos que nos concediera una entrevista, la cual accedió con gusto.

Urribarres. ¿Cuándo comenzaste en el parapente?

Sandy. Bueno, primero debo contarte que desde que era un adolescente viajaba hasta Guantánamo y subía a la loma “Mariana” para ver volar a los pilotos aquel entonces. Fui conducido por un vecino de mi familia por parte de madre, Eldis Matos Rodríguez, quien por aquel entonces era el Presidente del Club. La loma de la Mariana está en el sur de la vecina provincia de Guantánamo, en la zona de San Antonio del Sur.

Eldis sabía que a mí me gustaba este deporte, por lo que me ayudó a dar los primeros pasos en esta actividad. Yo no perdía oportunidad de preguntar y aprender todo lo que se podía. En esa época leí todo lo que me cayó en mis manos relacionadas con los vuelos libres, incluido las pocas revistas y libros que había en Cuba en esos años.

Era una época muy dura. Había unos pocos parapentes y muchos pilotos, por lo había cierta resistencia a incluir nuevos pilotos en los Club. No obstante, luego de mucha insistencia y el apoyo de Eldis, los pilotos de aquel entonces comprendieron que lo mío iba en serio, por lo que me dieron las primeras clases teóricas ya formales, así como las primeras campas.

Cuando comprobaron que estaba listo, me ayudaron a realizar mi primer vuelo. Fue un 7 de agosto de 1997 y lo realicé con un parapente del modelo “Colibrí”. A este parapente le hice 12 vuelos más.

Luego volé un Mikado 27, los Voodoo y de ahí para acá he volado un sinnúmero de velas, especialmente de competición.

Urribarres. Hoy vuelas con total dominio parapentes de alto rendimiento, pero ¿cómo fue la evolución para llegar a ser el piloto que eres hoy?

Sandy. Mi evolución ha sido lenta pero firme; ha sido firme por el amor que le tengo al vuelo y lenta por falta de experiencia y preparación de los instructores en aquellos primeros años, además de la escasez de material de todo tipo que nos limita enormemente.

Todo eso hizo que en los primeros años volara solo cuando se podía, lo cual siempre fue mucho menos de lo que quería, pero siempre me esforcé para aprovechar bien cada vuelo, el cual exprimía al máximo. En todos los vuelos me propuse sacar el mayor provecho del ala y las condiciones, poniéndole mucha fuerza, pero sin dejar de disfrutar cada minuto del vuelo que ofrece el parapente.

Sigo estudiando mucho. He aprendido a ser un observador de la meteorología, la aerología y todo aquello que influye para lograr un buen vuelo.

También tuve algunas etapas que me alejaron del deporte como fue la del 2003-2005 por tener que cumplir con el servicio militar, y la del 2007 al 2011 que estuve en Venezuela cumpliendo compromisos de trabajo.

Urribarres. ¿Y como llega el parapente a Santiago de Cuba?

Sandy. En el año 98 o 99 con unos 17 años participé en la 1ra reunión del CAC Provincial de Santiago, siendo el único representante de la FVL de Santiago. Pese a mi juventud, siempre estuve muy seguro de asumir el reto que se me planteaba en aquel entonces. La tarea era llevar este deporte a mi provincia. Es así que comencé de forma autodidacta a realizar mis primeras incursiones como instructor. Janlen, Frank, Javier, etc. fueron algunos de mis primeros alumnos.

Los tenía que llevar a volar a San Antonio y a Guisa porque no teníamos alas aptas para el vuelo. En esas provincias volábamos con alas que nos prestaban. No fue hasta el 2002 en que tuvimos en Santiago alas propias del Club. Se trataban de un Astral y un F1. En esa época se hacían cosas terribles que hoy ya no se hacen. Fíjate que el F1 es DHV -3 y con eso hacíamos primeros vuelos. Era una locura, pero por suerte salimos ilesos.

En el año 2000 realicé 2 vuelos en Boniato, con un Arpege 22. Fue sensacional volar en Santiago. Ya para el 2005, realicé mis primeros vuelos biplaza. Para aquel entonces me valía de un Pro-Desing Compact 37.

En mi afán de ampliar mis límites, afronté el reto de realizar vuelos que para muchos eran imposibles. Así logré, por ejemplo, ser el primero en realizar una travesía desde el despegue de Boniato hasta el Cobre en viaje de ida y vuelta. Luego otros lo hicieron también y ahora ese vuelo forma parte de una manga de cualquiera de los CNP que se realizan en esta zona.

Urribarres. Sí, y ahora yo recuerdo que los Campeonatos Nacionales del 2012 y luego en el 2014 había mangas que hacían esa travesía y como yo era piloto visitante te pregunté a ti como hacer para llegar hasta allá. Me indicaste las mejores vías, por donde no podía volar, los peligros etc. Gracias a tus certeras indicaciones pude cumplimentar el vuelo. Es notorio que en ese momento éramos pilotos de equipos contrarios, sin embargo, tú no vacilaste en ayudar. Eso fue un gesto muy positivo de tu parte.

Sandy. Sí, en ese momento éramos pilotos de equipos que competían entre sí, pero al final todos somos colega, cubanos y al final seres humanos. Me gusta ayudar y enseñar a todo el que pueda. Yo ya he volado muchas veces por ahí, y conozco que tiene partes muy peligrosas donde te puedes caer. Yo transmito la información y así evito accidentes de colegas.

Urribarres. Bueno, y al cabo de 20 años volando Parapente ¿Cuales son tus principales resultados?

Sandy. Hoy en día soy Instructor. Pasé los cursos respectivos y logré las habilitaciones de instructor, piloto biplaza y piloto categoría P-4. Ahora bien, modestia aparte, me sigue enorgulleciendo mucho el haber podido alcanzar el título de Campeón Nacional 3 veces, en competencias donde se han presentado los mejores pilotos del país. Eso ha sido difícil pero ya sabes, a alguien debía tocarle y bueno, 3 veces me tocó a mí.

He participado en varios campeonatos nacionales, regionales, concentrados y Encuentros Amistosos. He volado en La Isla de la Juventud, La Habana, Ciego de Ávila, Granma, Guantánamo, Sagua y por supuesto en Santiago de Cuba.

Tengo alguna experiencia internacional. Volé en Venezuela en Placivel (Aragua) y en Las González (Mérida). También estuve en México.

He tenido también tropiezos, pero los golpes me han enseñado respetar los estatutos de la FCVL y velar por la seguridad máxima de los vuelos. Es un mensaje que siempre transmito a mis alumnos.

Urribarres. Y ahora cuáles son tus aspiraciones futuras.

Sandy. Como ya te dije antes, me motiva mucho enseñar y ayudar en todo lo que pueda. Tengo la meta de defender la supervivencia de este deporte en el país.

Sigo estudiando mucho y tratando de perfeccionarme como piloto. Sigo con la filosofía de que cada vuelo debe ser algo más que un número.

Quiero llegar a competir en algún evento FAI 2 y FAI 1.

Urribarres. ¿Qué vela estás volando ahora?

Sandy. Hasta hace poco estuve volando un proto de Sun Gliders, de 2 bandas (Monster R2), que me fuera donada desde Canadá por gestiones de algunos amigos como el colega Carlos Olivera. Ahora gracias a otra donación, estoy conociendo la Boomeran 10. Como siempre, a esta ala también espero explotarle todas sus posibilidades al máximo. Es el mensaje subliminar que les envío a mis colegas con vistas al nuevo CNP.

Urribarres. Muchas Gracias Sandy, espero compartir.

Sandy. Gracias Urribarres.